Hoy sé que soy una creación perfecta de Dios que trata cada día de ser mejor persona, aunque algunas veces me equivoco.