Hoy hablo suavemente, escucho atentamente y obro calmadamente, comprendo que la paz y la felicidad se derivan de mis propias acciones.