Hoy actúo con humildad, dejo la soberbia a un lado y actúo en paz, permitiendo que la vida me muestre lo que es mejor para mí, tengo fe en Dios y en la vida.