Hoy no tengo nada que temer, solo debo aprender a soltarme a la voluntad divina.