Hoy comprendo que mientras más me alegro por los triunfos de los demás, más atraigo los propios.

Ir al contenido