Hoy acepto que soy el único constructor de mi vida y que no hay nadie a quien culpar, solo mucho que aceptar y comprender.

Ir al contenido