Se necesita valor para convertirte en lo que realmente eres, escuchando tu ser interior, sin permitir que el medio que te rodea influya sobre ti, con la certeza de que sabes lo que quieres y hacia donde te diriges. 

Un mundo que nos distrae

El mundo externo intentará atraerte hacia sus creencias, hábitos e ideales, el mundo interno te conducirá hacia donde realmente quieres ir. En el primero encontrarás atajos y dificultades, en el segundo te unirás a tu esencia divina que te guiará por el sendero de la paz, el amor y la felicidad.

Estos dos mundos son antagónicos, el primero luchará con todas sus fuerzas para conquistarte y mantenerte sometido, preso de la ilusión y el miedo, buscando lo efímero y transitorio, en el segundo sentirás la plenitud de la existencia y el gozo de la presencia de Dios en ti, que perdura por toda la eternidad.

Todos los días nacen nuevos seres humanos y otros tantos mueren, cuando asistimos a cualquiera de estos eventos nos parece más fácil sentir que cada uno es único e irrepetible, no obstante, al poco tiempo por las carreras de la vida esto se nos olvida y nos alejamos de nuestra verdadera esencia.

Unidos en la diversidad

Vivimos en un universo absolutamente maravilloso, la palabra universo significa literalmente “unidad en la diversidad” hace referencia a un integral que no admite división, a algo único e irrepetible, puesto que nada se repite exactamente de la misma forma, todo tiene diferentes coordenadas de tiempo y espacio.

Si observamos un bulto de naranjas, todas parecen iguales, pero en el detalle cada una es bien diferente de la otra, en un bosque ningún árbol es igual al otro, los seres humanos también somos únicos e irrepetibles, algunas personas se parecen mucho, pero en lo esencial son diferentes.

¿Qué es lo que nos hace verdaderamente únicos? Más que la diferencia física, el color de los ojos, piel y cabello, la estatura, el peso corporal o la raza, la verdadera diferencia entre unos y otros está en el interior de cada uno. En lo que sientes, percibes, dices y haces, en la forma como respondes a un mismo evento, en la manera como tratas a los demás y te tratas a ti mismo.

El mundo externo está lleno de movimientos antagónicos unos producen alegría, otros tristeza, unos llenos de conflicto, otros de serenidad. Siempre a lo largo del camino encontraremos grandes diferencias, la conexión con tu ser interno es la que no cambia porque no depende de él, sino que proviene de ti.

Quien llena su mente y espíritu de paz y no se deja absorber por la turbulencia del mundo externo, quien logra sobreponerse al potente remolino de la vida diaria comprendiendo que todos somos uno, que somos hojas de un mismo árbol y a cambio de responder con dureza y frivolidad los embates de aquellos seres que aún creen que podemos vivir separados unos de otros, tirando cada uno para su lado a ver si es posible sacar más provecho, vivirá eternamente en paz, amará y será amado incondicionalmente, pero por encima de todo, la conexión con el Dios interno nutrirá su ser.

Una mente iluminada

Este ser vivirá como un iluminado, sereno, feliz, saludable, en un estado de contemplación permanente, que le permite ver la vida como realmente es y no con los ojos del temor, el sufrimiento y la incertidumbre.

Eres un ser Divino viviendo una experiencia humana, aprendiendo y experimentando, pero hasta que no te entregues confiadamente al Creador, hasta que no sientas desde lo más profundo de tus entrañas que eres uno con Él, no podrás saborear las mieles de la paz interior, de la certeza absoluta de que siempre estás guiado, protegido y provisto de todo lo necesario para que vivas de manera grandiosa y única.

La desconexión trae desilusión, temor y sufrimiento, la conexión es el resultado de vencer el más grande reto que podamos enfrentar, pero el más maravilloso que queremos lograr, se necesita valor para soltar los apegos a un mundo ilusorio que nos mantiene esclavizados haciéndonos creer que es el único y verdadero camino y conectarnos con la Divinidad que habita en nuestro interior.

Luz Stella Solano M.

—————–

Gracias por leer este artículo, si fue de tu agrado por favor regálame tu valioso comentario que no solo me sirve de inspiración para continuar escribiendo, sino que alimenta el corazón de otros y los impulsa a leerlo.

Si quieres profundizar más sobre estos temas en el club mente en paz podrás disfrutar de cursos llenos de una información sabia y muy profunda que te ayudará a transformar tu vida y a mejorar las condiciones de tu entorno. También tendrás a tu disposición mucho material escrito como ebooks, meditaciones, reflexiones y mucho más.

Club Mente en Paz

Exclusivo Club diseñado para la Transformación del Ser.

Recibirás sabiduría e información que apoya tu Paz Interior.

Quiero pertenecer al Club
Skip to content