Ser agradecido te hace más feliz

La ciencia ha demostrado que la gratitud puede hacerte más feliz, según estudios de la Universidad de Los Ángeles (UCLA) ser agradecido cambia la estructura de tu cerebro.

Cuando eres feliz tu cerebro está más calmado, reacciona de manera pacífica ante los estímulos y se resiste menos a lo que le presentes. La gratitud es la mejor práctica para mantenerte en ese estado.

Universidades de California y Miami realizaron pruebas con personas que llevaban diarios, unas escribían aquello por lo que estaban agradecidas y otras todo lo que les molestaba.

Al finalizar el estudio las primeras se sintieron un 25% mejor que las que no eran conscientes de las cosas por las qué dar gracias en su vida.
Esta mejoría venía en forma de sueños reparadores, menos niveles de ansiedad y mayor productividad en sus actividades diarias.

¿Será que vale la pena hacer la prueba?

Si aún no estás convencido hazlo sencillo, incluye un simple gracias en tu rutina matutina y antes de dormir. Es una buena manera de empezar.

También puedes llevar un diario en el que anotes todo aquello por lo que debes dar gracias cada día que vives y releerlo cuando las cosas se pongan difíciles para ti.

Reunir a tu familia antes de cenar y que todos compartan su día y las bendiciones que tuvieron es una bonita manera de ser agradecido y pasar más tiempo con ellos.

Incluye en tu rutina diaria mirarte al espejo diciendo en voz alta afirmaciones llenas de agradecimiento; “gracias por estos dientes para sonreír”, “gracias por estos ojos tan lindos que me permiten ver”.

Al principio será tonto, pero el resultado es una vida más feliz.

Dar las gracias siempre hará que te den una sonrisa de vuelta, es inevitable, así que en la práctica haces feliz a otro y no solo eso, si sonríes a la vida ella también te devolverá lo mismo.

Luz Stella Solano M.