Por mucho que lo intentemos no podemos acceder a la fuente a través del ego, este siempre será un impedimento, un gran obstáculo que oscurece nuestra mente y nos desconecta. En el momento en que empezamos a trabajar internamente en la dirección correcta que nos lleve a debilitar la supremacía del ego, podremos conectarnos a la fuente y aumentar al máximo nuestro potencial.

En los momentos de tensión, angustia, miedo o preocupación, el ego activa todas estas emociones y sensaciones aun más, mientras que cuando nos conectamos mentalmente a nuestra fuente de energía, cerramos nuestros ojos por un instante y sentimos su presencia, experimentamos una tremenda sensación de alivio y tranquilidad.

Con este ejercicio lo que hacemos es eliminar los pensamientos del ego, y confiar en la fuente con la certeza de que nos llevará a nuestro destino, tomando el camino correcto, las decisiones acertadas, colocándonos en el sitio perfecto a la hora precisa y encontrándonos con las personas indicadas.

Cuando estamos en sintonía con la fuente de amor, paz y bienestar, nos unimos a su poder, esto significa en términos más claros que al estar conectados a la fuente infinita creadora adquirimos todo su potencial, su poder infinito está en nuestras manos y podemos crear todo lo que queremos. Es adquirir el poder de manifestar nuestros deseos, propiciar nuestro bienestar, atraer la abundancia y la riqueza, desconectando definitivamente la escasez, accediendo a la guía Divina, quien coloca en el camino los medios, los comos, las personas adecuadas y las circunstancias idóneas y perfectas.

Esta inteligencia infinita que habita en nuestro interior, nos revela todo lo que necesitamos saber en cada momento y en cada circunstancia en particular, siempre que se lo permitamos. Allí encontraremos la solución a los problemas y la causa que los genero. Nos otorga el poder necesario y la sabiduría precisa para avanzar en abundancia, prosperidad, seguridad, júbilo y paz.

Este poder puede levantar a las personas de su invalidez, movernos y animarnos a salir de la inercia en que nos encontramos, puede hacernos nuevos, vitales, fuertes, libres y seguros para salir al mundo y adquirir la salud, la belleza, la armonía y la felicidad.

Esta fuente es una fuente de amor, de bondad, bienestar y paz. Es el infinito donde reinan los dominios del amor y la magnificencia Divinos, por este motivo para conectarnos con nuestra fuente debemos estar en la vibración del amor. Amor incondicional por todo lo que nos rodea, las personas, las cosas y las circunstancias presentes en nuestra vida.

No existen dos fuentes, solo hay una, “La fuente del Amor Divino”. Su esencia es unidad, hermandad, unicidad. Está ligado a todo lo positivo, lo armónico, lo necesario. Nuestra mente y pensamientos, son a la vez la mente y los pensamientos de la fuente Divina.

Cuando colocamos los pensamientos en el ego, nos desconectamos de la Fuente, entonces comenzamos a vibrar desde todo lo correspondiente al ego:

  • Violencia
  • Miedo
  • Angustia
  • Dolor
  • Sufrimiento
  • Preocupaciones
  • Limitaciones

En el momento en que nos desconectamos nuestra vida se convierte en un caos, es como si fuera un barco dirigido por un capitán egoísta, mal humorado, pendenciero y terco “EGO” que lo conduce hacia la tormenta en alta mar. Los dominios del ego nos dirigen hacia la lucha, la envidia y el rencor, colocándonos en una vibración y energías más lentas y densas que nos hacen sentir abatidos, desamparados y perdidos.

Nosotros elegimos, nos conectamos a la fuente o al ego. Los resultados son directamente correspondientes y matemáticamente exactos a la elección realizada.

Volver a conectarnos con la fuente, es cambiar la dirección de nuestra vida, al comienzo parece un poco difícil, sin embargo poco a poco vamos sintiendo una fuerza extraña a nuestro lado que nos apoya, empiezan a ocurrir una serie de acontecimientos precisos que nos guían. Una llamada telefónica, un encuentro ocasional y aparentemente coincidencial, una invitación inesperada, una propuesta para hacer algo que no se nos había presentado antes.

Tener conciencia de nuestra Fuente y volvernos a conectar, en lugar de continuar anclados al ego, supone un enorme cambio en el libro de nuestras vidas que nos reporta enormes beneficios. Solo podemos sentir respeto y admiración por nuestra fuente y un fuerte deseo de conectarnos a ella, cuando nos liberamos de la avaricia, la presunción y la identificación con el ego.

Cuando parece que la vida va en nuestra contra, cuando atravesamos por una racha de mala suerte, cuando suceden las cosas innecesarias y aparecen las personas indebidas, o cuando nos equivocamos hasta el fondo y volvemos a nuestros viejos hábitos de crítica, autorechazo y culpa, tenemos frente a nosotros las señales de que estamos desconectados de la fuente, no estamos en armonía con ella y por lo tanto no le permitimos actuar.

Si formamos un prototipo espiritual interno de paz, respeto, armonía, amor y felicidad, este nos conecta con nuestro poder infinito y creador y pone en marcha la manifestación de nuestros deseos. Nuestros deseos son hechos existentes en el universo, al eliminar de nuestra mente todo pensamiento de condiciones, resentimientos y limitaciones, nuestros deseos se manifiestan de forma inmediata.

El verdadero viaje espiritual no consiste en llegar a un nuevo destino donde podemos obtener lo que no teníamos o nos convertimos en lo que no somos. Consiste en desvanecer nuestro ego, nuestra ignorancia, en acercarnos cada vez más a la luz Divina y a la Fuente del Amor, que nos lleva a un gradual aumento de la comprensión. Consiste en dar pasos importantes y necesarios en nuestro proceso evolutivo que nos lleven al despertar espiritual, encontrar a Dios en nuestro ser interior, y unirnos a la Fuente creadora.

Es un saber íntimo y silencioso que nos invita a tomar un papel activo y definitivo en nuestra vida. Se trata de una decisión privada y personal de soltarnos del ego y abrirnos al Amor Universal.

Imagen tomada de: https://www.harmanvisions.com/

ÚLTIMOS RELACIONADOS

Propósito 2463 Amor propio

Propósito 2463 Amor propio

Hoy cuido de mí mismo, así como una madre o un padre protegen a su bebé, así mismo tengo deberes y responsabilidades para conmigo mismo

Propósito 2450 Sabiduría

Propósito 2450 Sabiduría

Hoy toda la sabiduría y el conocimiento emergen gradualmente desde adentro, las experiencias dolorosas y difíciles nos forman y obligan a avanzar, algunos aprenden de forma rápida y fluyen con la vida en perfecta armonía y unidad con todo, otros se atascan en situaciones conflictivas y crean más sufrimiento del necesario, cada uno decide

Síguenos