La resistencia al cambio interior, y la lucha contra las diversas situaciones que se nos van presentando en el día a día, que por alguna razón nos negamos a aceptar, son una característica normal en la experiencia humana de la mayoría de los habitantes del planeta tierra.

Por lo general las situaciones difíciles llevan a la persona a tener la disposición de aceptar la realidad presente como la oportunidad perfecta para ampliar su desarrollo de conciencia. Todo proceso requiere de un determinado tiempo de maduración, por lo cual, a cada persona de manera individual, le llega el momento oportuno en el que está dispuesto a abrir su mente a nueva y diferente información, que le permita hacer el cambio interior, logrando así, iniciar un verdadero desarrollo espiritual.

Mientras ese momento de maduración no llegue, no existe la posibilidad de que la persona acepte una información nueva, de sabiduría y verdad, puesto que, se encuentra inmerso dentro de circunstancias de vida que tienen su mente totalmente obnubilada, y como todavía necesita aprender más de dicha experiencia, esto significa que aún no está preparada para el cambio y debe continuar el entrenamiento que tarde o temprano lo conducirá al camino de regreso a su esencia Divina.

Cuando el alumno está preparado, el Maestro aparece.

Cuando una persona finalmente se convence de la inutilidad de la lucha contra sus propias circunstancias de vida, porque descubre que luchar es una pérdida de tiempo y energía, puesto que no las logra modificar, y se siente agobiado por los resultados deplorables que obtiene, bien sea, en sus relaciones, en su salud, en su economía o en ubicación, porque está muy aburrida en el lugar donde vive y desea salir de ahí lo más pronto posible; es decir, cuando está totalmente SATURADA de sufrimientos, conflictos, fracasos, enfermedades o cualquier tipo de aflicción, es el momento en que la persona está lista y madura para aceptar nueva información.

Este momento recibe el nombre de punto de saturación, puesto que la persona ya está tan cansada de todo lo que hay en su vida que dice:” Ya no más”, grita al mundo y a la vida con angustia y busca ayuda con desesperación. A partir de ese momento ya no le hará resistencia al cambio interior, entonces los Maestros y seres de luz comenzarán a guiarla hacia las fuentes de información, propiciarán todas las circunstancias necesarias, colocan en su camino las personas indicadas, libros, mensajes, películas, y en fin cualquier recurso que sirva para que pueda iniciar el proceso de liberación.

La saturación del sufrimiento permite abrir la mente a la comprensión de que lo único que es posible cambiar está adentro de nosotros, afuera no hay nada que cambiar. Todo es perfecto, todo tiene una razón de ser, un porqué y un para qué, y somos nosotros los que necesitamos adaptarnos y aceptar la realidad que se vive, comprendiendo que somos los verdaderos arquitectos de nuestra vida y que si estamos viviendo una situación cualquiera, es porque nosotros mismos la generamos, porque en ella hay un aprendizaje necesario y hasta que no lo logre, no habrá posibilidad de cambio. Los cambios se crean en el interior y se manifiestan en el exterior.

Luz Stella Solano Montes | Nueva HumanidadLuz Stella Solano M. 

ÚLTIMOS RELACIONADOS

Propósito 2866 Preocupación

Hoy suelto el impulso malsano a estar preocupado por cosas que no han sucedido, pero que en mi mente las veo como una verdadera calamidad. Las cosas que tanto tememos a menudo suelen resultar más simples de lo que imaginamos.

Propósito 2851 Gracias

Propósito 2851 Gracias

Hoy doy gracias por cada lección que aprendo aunque me resulte difícil, sé que detrás de cada una algo bueno viene, cada dificultad que enfrentamos y superamos es un paso más que nos permite avanzar en el camino de la vida.

Síguenos

Skip to content