•   El AMOR construye, no destruye;
  •   Otorga libertad, no la niega;
  •   No somete ni se somete;
  •   El AMOR  no atesora, comparte;
  •   No es posesivo egoísta ni autoritario;
  •   Es impersonal, generoso y comprensivo;
  •  El AMOR no es discriminatorio ni personalista, es universal e impersonal;
  •   Se entrega sin esperar retribuciones o reconocimientos;
  •   No perdona, porque nada lo ofende;
  •   No exige porque nada pretende;
  •  No raciocina porque es sentimiento divino, no es pensamiento calculado;
  •   Nada codicia porque todo lo tiene;
  •  No critica, porque comprende la divinidad del hombre y respeta su voluntad y libre albedrío;
  •   No cela, porque se prolonga en todos los corazones;
  •   Ama a todos y comparte sin sentido de pertenencia  o posesión.
  •   El AMOR es protegedor sin discriminar, porque para él todos son sus hijos, madres, padres, esposos, hermanos, amigos.
  •   No tiene prelaciones y se extiende en perfección como sentimiento y Energía Divina que ES.
  •   EL AMOR es DIOS,  y por tanto es perfecto y absoluto.
  •   Es silencio, porque es sabiduría;
  •    Sus manifestaciones son sencillas y humildes, pero sinceras y puras.
  •   Nada le perturba porque es incólume;
  •   Nada lo acaba,  porque es infinito;
  •   A todos pertenece porque es universal y cósmico.

Tomado del libro “De Regreso al Cielo” 

Luz Stella Solano Montes | Nueva HumanidadLuz Stella Solano M. 

ÚLTIMOS RELACIONADOS

La confianza en sí mismo

La confianza en sí mismo

Depender de la opinión ajena es una de las más grandes calamidades en la vida de cualquier ser humano.

Síguenos

Skip to content